miércoles, 21 de enero de 2009

El Quinario de la nueva era


Me envía mi padrino, D. Eugenio Borrego Páez, las fotos del pasado Quinario en honor al Señor del Silencio, en San Juan de la Palma. Reproduzco algunas por su interés, aunque él ya las haya publicado hace días en Pasión en Sevilla.
Podrían ya llamarse los Cultos de la nueva era. Choca aún la imágen que se ve del nuevo camarín. Y la pregunta es: Si ya existe cortafuegos, si el nuevo camarín está ya adecuado contra imprevistos, climatizado, regenerado de aire y otras ventajas; y las imágenes gozan de una seguridad... ¿Se perdieron los altares de cultos con el dosel rojo y la cortina tapando el altar mayor?.






La Amargura en el altar de la Capilla Sacramental. Una Amargura de encajes.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo por encima de la estética, que llevas razón, creo que lo correcto es que salvo en los besamanos, y a lo mejor tampoco, dado el dinero y el fin de la obra, lo normal es que el altar mayor lo ocupe siempre algún titular, por eso me parece bien lo que se ha hecho en el quinario. Lo que habrá que hacer es poner la tela salvando el camarín o algo así.

Eduardo

La verdad esta ahi fuera dijo...

Pues a mi no me parece bien. Salvo que haya algun ante-proyecto que desconozcamos para aplicar un plan de seguridad integral en la iglesia y la casa hermandad y/o haya planes que aun no sean publicos para realizar lo mismo que se ha realizado en el camarin de la virgen al resto de los altares (sobre todo la capilla Sacramental) a otra escala.

Herodes de la Bética dijo...

Bien. Yo soy hermano de la Amargura, al igual que ustedes, y considero que el altar de este año, no ha estado a la altura que los de otros años, pero, todo sea por la seguridad, si de eso es de lo que se trata, claro.
Un fuerte abrazo.

Marulino de Italica dijo...

Yo creo que la razón de este atípico altar de cultos es mucho más prosaica, quizás más "miserable"... creo que se reduce a enseñar lo que se ha hecho (el nuevo camarín).
Estoy con Fernando y con Antonio: los doseles de terciopelo separan y distinguen. Serparan el altar de "ese" culto concreto del altar fijo y diario; y distinguen el culto ordinario y diario del culto extraordinario (en el sentido de que es anual).
Me apunto a los doseles.

Acólitos anónimos dijo...

La seguridad y la funcionalidad no han de estar reñidas con la estética, cosa que no ocurre en el camarín. La foto de primer plano del Señor con ese fondo da toda la impresion de que se haya tomado en el salon de actos de un colegio de Los Remedios, en unas nuevas misiones, siglo XXI. El mal gusto es obvio.
Respecto a la no colocación del dosel...blanco y en botella.Marulino de Itálica ha dado en la diana...mostrar a los hermanos la "obra"..y de paso dejarlos con un desprendimiento de retina, o un monumental cabreo. Fagamos una obra tal que los siglos venideros no tomen por...(ponga ud. la palabra que prefiera).

La verdad esta ahi fuera dijo...

Ademas hay una cosa que no tiene sentido, se gasta la hermandad una pasta (el coste total puede estar en 130.000 euros) en un camarin dotado de medidas de seguridad y tal y la Virgen se va a tirar un mes en la capilla Sacramental y ademas con la disposicion del Señor en el altar mayor la famosa puerta no se puede cerrar.

Y ya que estamos, por que si se pone dosel y cortina en el Besamanos de la Virgen y no en el Quinario del Señor, vaya cambio de criterio...